viernes, 22 de enero de 2016

'Jupiter's legacy' y 'Las aventuras de Superman', Mark Millar, Frank Quitely, Aluir Amancio, Mike Manley


En fechas recientes se han publicado en España dos tebeos de Mark Millar que no podían distar más entre sí. Por un lado Panini ha publicado una de las últimas obras del autor –es difícil decir cuántas obras ha publicado ya Millar desde entonces dada su incontinencia narrativa– Jupiter’s legacy, una reinvención –o quizá no– del género de los superhéroes planteado desde un prisma actual con las preocupaciones que afectan a la sociedad de hoy. Podríamos decir que se trata de la misma historia que Millar lleva contando toda su carrera. Aunque esto no es del todo cierto. Porque por otro lado ECC comics ha publicado este mismo mes Las aventuras de Superman, adaptación de la serie animada del personaje que se emitió entre 1996 y 2000 que en 20 de sus números tuvo a un primerizo Mark Millar firmando los guiones. Esta es pura aventura juvenil, auténtica locura superheróica. No podían ser más diferentes.

Jupiter’s legacy cuenta cómo es la vida de los hijos de los más grandes héroes del mundo. Hay multitud de escritos hablando de la vida y las características psicológicas y personales de los hijos de famosos, emprendedores o deportistas. Personas que viven entre grandes lujos no porque se lo hayan ganado gracias a sus habilidades o intelecto como hicieron sus padres si no por ser hijos de quién son. Habitualmente suele tratarse de una generación opuesta a la de sus padres, todo lo que antes era inteligencia, ahínco, esfuerzo, trabajo duro, en estas nuevas generaciones se evapora para vivir una vida hedonista de lujo y desinterés. Lo que Millar hace es trasladar esta premisa al mundo de los superhéroes. Existe un gran grupo de superhéroes cuya época está a punto de caducar, grandes héroes que salvaron al mundo en numerosas ocasiones pero cuyos valores han quedado obsoletos en la sociedad del siglo XXI. Estos héroes –y villanos– tienen hijos que se han criado desde niños con la etiqueta de “hijos de”. Tienen superpoderes pero no los usan para mantener un bien moralmente superior en el mundo si no de forma irresponsable e imprudente, no dando más que quebraderos de cabeza a sus progenitores. Vamos, la vida misma pero con superpoderes.

A Millar se le puede acusar de muchas cosas pero seguro que no de cobarde. No tiene problemas en llevar a sus personajes más allá, hacerlos cruzar límites que no creeríamos que se atreviera a cruzar. Siempre que tiene la oportunidad sale de la zona de confort para trasgredir la propia historia que está contando. Lo hace con su trabajo personal y lo hizo cuando trabajaba para las grandes editoriales en historias como Civil War o su etapa en Lobezno. En Jupiter’s legacy, y este es uno de los mayores aciertos del tebeo, Millar utiliza lo que hemos visto en el párrafo anterior únicamente como premisa, pero en lugar de enrocarse ahí, cambia el statu quo de la historia de forma radical ya al final del tercer número –y qué final, el arte de Frank Quitely es asombroso pero en estas tres últimas páginas te deja completamente bloqueado mentalmente–. Jupiter’s legacy no habla sobre cómo viven su vida los hijos de los grandes superhéroes, eso solo es el principio, de ahí, se viaja a un sitio completamente diferente en el que plantea muchos otros temas más allá de aquel del conflicto intergeneracional. Eso sí, tampoco podemos decir que los temas que trate sean nuevos en su bibliografía, pues el abuso del poder, el control de la sociedad por un orden superior, el impacto de superhéroes reales en el mundo, etc llevan apareciendo en su obra desde los tiempos de The Authority. Lo cual, por otro lado, no es malo en sí, cada autor tiene sus preferencias temáticas y estilísticas.


En el apartado gráfico, Frank Quitely literalmente se sale. Quitely, que cada año que pasa se recrea más en su arte, perfeccionando su dibujo hasta cotas inalcanzadas y retrasando las fechas de entrega hasta cotas aún más inalcanzadas, hace aquí uno de sus trabajos más detallados. No podemos decir que sea el mejor, pues narrativamente es bastante plano, utilizando el enfoque cinematográfico marca de la casa de Millar y con un diseño de página muy convencional, lejos de las virguerías visuales que puso en práctica en Flex Mentallo o We3. Pero en cuanto a dibujo propiamente dicho, el nivel de detalle que muestra y la definición –y diferenciación– de sus personajes supera con creces el nivel medio que muestra el mercado norteamericano actual. Eso, sí, dado su ritmo de trabajo, está condenado a realizar proyectos personales como este, lo más alejado posible de las fechas de entrega. De hecho, mientras Quitely prepara el segundo volumen de la obra, Millar ya ha publicado –Panini ya ha anunciado su publicación en España para el mes de abril– Jupiter’s Circle, especie de precuela que cuenta los años dorados de los padres de los protagonistas de Jupiter’s legacy, una obra que pese a estar ambientada en el mismo universo, trata cosas completamente diferentes a esta.

Pero no todo en Mark Millar va a ser violencia salvaje y supremacía superheróica, hubo un tiempo en que escribía cómics muy diferentes. Precedido por su éxito en la revista británica 2000 AD, DC Cómics se fijó en él para encargarle un trabajo en su línea Vertigo, La cosa del pantano, que comenzó escribiendo junto a Grant Morrison antes de continuar en solitario. Algo verían en Millar para ofrecerle poco después un cómic totalmente opuesto a lo que estaba haciendo en aquel momento, la adaptación a las viñetas de la serie de animación Las aventuras de Superman de de la que ahora publica su primer tomo ECC Cómics. Alejado de lo que había escrito hasta aquel momento y de lo que escribiría después, Las aventuras de Superman son una pequeña isla dentro de la obra de Millar. Se trata de un cómic claramente juvenil con un tono naif en el que no tiene cabida el vocabulario soez y cuya violencia está endulzada para hacerla digerible por los más pequeños. 

Pese a lo que pudiera parecer, Millar permaneció 20 números en la colección y realizó un trabajo excepcional. Las aventuras de Superman de Millar podrían ser uno de los cómics perfectos para adentrarse en la mitología del personaje. Por sus páginas desfilan uno tras otro todos los villanos del héroe de Kripton y por supuesto todos sus secundarios, con especial protagonismo de Lois Lane y Jimmy Olsen –¡que incluso llega a tener de forma temporal los poderes de Superman en un número!–. Se trata, salvo escasas excepciones, de números autoconclusivos en los que Superman debe acabar con la amenaza de algún supervillano. No hay una subtrama más larga detrás, no hay una reflexión sesuda sobre el impacto de los superhéroes en la sociedad o sobre cualquier otro tema que haya sido de interés en la carrera de Millar, esto es aventura pura y dura. Eso sí, Millar se lo pasa en grande. El primer número comienza con un aviso de un accidente aéreo que está teniendo lugar; Clark Kent que está en la oficina junto con Jimmy y Lois sale corriendo y salta por la ventana para convertirse inmediatamente en Superman y salvar la situación, pero…. ¡No puede volar! Kent cae inexorablemente al vacío hasta que Superman lo salva en el último minuto. ¿Quién es ese Superman? ¿Por qué Clark Kent ya no tiene poderes? Y esto es solo el principio, cada número que pasa Superman vive una aventura más loca y más divertida aún que la anterior, y Millar no hace si no presentarnos villano tras villano a los que Superman acaba derrotando usando más su ingenio que su superfuerza. Vemos pasar por este primer tomo a Darkseid, Bizarro, Lobo, Lex Luthor, Sr Mxyzptlk, Batgirl, Parásito, Brainiac, todos los grandes personajes de Superman en sus versiones más sencillas, las cuatro pinceladas clave.

Estas aventuras de Superman son un tebeo claramente orientado a un público juvenil pero ampliamente disfrutable por cualquier lector adulto. Millar firma curiosamente algunos de los mejores guiones de su carrera. Se trata de cómics de aventuras sencillos, pero tremendamente bien contados y sin ruido de fondo. Solo pura y simple aventura con la esencia de cada personaje perfectamente plasmada en la página. Si por algo se caracterizan los tebeos de Millar es por ser enormemente entretenidos y tener un buen ritmo de la acción y la aventura. Al fin y al cabo lo que vemos en Las aventuras de Superman podría ser el esqueleto de cualquier otro cómic de Millar antes de añadirle toda la carga posterior. Aquí queda solo la aventura. Probablemente sea uno de los tebeos de Millar más raros que se puedan encontrar –en lo alejado que está del resto de su trabajo– pero es uno de los más recomendables. Uno de esos cómics que se convierten en esenciales sin pretenderlo.

1 comentario:

Arion dijo...

Muy interesante post. Justo ahora acabo de escribir sobre la precuela, Jupiter's Circle, y veo que eres un conocedor de la obra de Mark Millar. Así que te invito a visitar mi blog:

www.artbyarion.blogspot.com

Me encantaría que te sumes como seguidor a mi blog, y por supuesto, yo haré lo mismo. Y si además puedes dejarme algún comentario, te lo agradecería bastante.

Saludos.