martes, 4 de diciembre de 2012

Escritores al habla. Morrison, Hickman y Vaughan hablan sobre el oficio


Uno de los paneles más interesantes de la pasada New York Comic-Con fue el que reunió a los escritores Grant Morrison, Jonathan Hickman y Brian K. Vaughan para hablar sobre lo que mejor saben hacer. Escribir cómics. Este panel de escritores estuvo moderado por Ron Richards de iFanboy y dio lugar a algunos comentarios que seguro serán de interés para los escritores en potencia y para los amantes del cómic en general. A continuación os dejo las intervenciones más interesantes y si queréis leer un extenso resumen del panel, en inglés eso sí, podéis hacerlo en la web de CBR.



Planificar o no planificar

Tanto Hickman como Morrison y Vaughan son conocidos, entre otras cosas, por sus extensas etapas tras las riendas de alguna serie, conduciendo largas tramas a lo largo de una gran cantidad de números. Al respecto, Hickman comentó, “Planifico la mayoría de mi material. Lo primero que hice sin tenerlo todo atado fue ‘Manhattan Projects’. Esa fue la primera vez que he escrito semana a semana. No creía que pudiera contar una buena historia de este modo, pero ha sido realmente liberador.

Por el contrario, el caótico Morrison utiliza el método opuesto, “Lo invento todo sobre la marcha. Planifico cosas, por supuesto que planifico cosas. Sé lo que quiero en el último número, pero para el segundo número ya lo he rechazado. Sé que está bien cuando suena bien.



Relación con los dibujantes

En lo que respecta al trabajo con los dibujantes, Hickman dejó una de las perlas del panel cuando dijo, “Es realmente diferente cuando se trata de material creator-owned y material para una compañía. En este momento son como dos trabajos diferentes. Uno es mejor que el otro.

Vaughan dijo que jamás ha pedido a un artista que cambiase el dibujo de una página por una sencilla razón, “Es algo que le lleva todo un día dibujar que a mí solo me lleva una hora escribir.


Aspectos formales

Respecto al número de páginas que utilizan en un guión Vaughan dio la respuesta corta, “Si se trata de una página [de guión] describiendo una página del cómic, debería ser solamente una página.” Y añadió, “muy raramente tengo más de 12 bocadillos por página.” 

En este punto los tres creadores coincidieron en el uso preferente de páginas de 5 viñetas, “se trata simplemente del modo en que siento una página de cómic en la actualidad” dijo Vaughan a lo que Morrison añadió “Es el aspecto más agradable para una página.” Según Hickman, “cinco funciona porque ofrece [al dibujante] la oportunidad de una gran viñeta en cada página. [El dibujante] puede esquivar un poco las otras. Tienes que recordar que si dibujan cinco viñetas asombrosas todas competirán por acaparar tu atención.


El siguiente tema de discusión fue la extensión de los diálogos y el número de bocadillos para explicar la trama. Según Morrison, “has de matar tus ideas. Tienes la pieza de diálogo más hermosa posible y tienes que volver atrás y eliminarla. Una página de cómic con demasiadas palabras parece que se está ahogando.” Por el contrario Hickman encuentra difícil contener sus impulsos narrativos, “No puedo resistirme a los monólogos extensos. El compromiso que tengo ahora es hacer dos páginas con toda mi mierda y luego tratar de ser responsable con las otras 18.

Antes de pasar a aspectos más técnicos los escritores fueron preguntados por el modo en el que desarrollan las voces de sus distintos personajes a lo que Morrison contestó, “Por norma general simplemente oigo las voces. Me gusta pensar que no soy esquizofrénico. Tienes las voces en tu cabeza. Scott Summers tiene un tono específico de voz. Capturas los tonos exactos cuando llegan y luego algunas veces tienes que fingirlos.” El escocés también añadió que conoce todo sobre sus personajes como sus películas favoritas y lo que les gusta comer en el momento de escribirlos.


Herramientas de escritura

Aprovechando la presencia de los escritores Richards tuvo el acierto de preguntarles por el aspecto técnico de su trabajo, ese que muchas veces se obvia en este tipo de charlas, preguntándoles qué herramientas utiliza cada uno a la hora de confeccionar un guión. “Comienzo en una libreta y hago garabatos y dibujos de página, luego Microsoft Word y Final Draft para los guiones de cine,” dijo Morrison.

Hickman por el contrario imprime hojas con recuadros que representan las páginas que tendrá un número del cómic y escribe en ellas. Después utiliza también Final Draft y en ocasiones un software de escritura dictada cuando las fechas de entrega se le vienen encima.

Finalmente Vaughan comentó, “Odio Final Draft, pero lo uso. Acelera el proceso, pero para mí la velocidad puede ser el enemigo. Cualquier cosa que me ralentice me hace mejor.” Siguiendo esta filosofía declaró que le gusta utilizar un documento en blanco y tabularlo todo a mano.


El bloqueo del escritor

Para finalizar, ya en el turno de preguntas del público surgió la eterna cuestión del bloqueo del escritor y cómo cada uno de los tres escritores lidian con él.

Comenzó Morrison diciendo, “no tengo bloqueo del escritor. Cuando estás trabajando con una fecha de entrega no puedes permitírtelo.” De hecho, Morrison admitió que ni siquiera creía en la idea del bloqueo del escritor algo con lo que Vaughan estuvo de acuerdo. “Es un trabajo,” dijo, “siéntate y escribe algo. Simplemente hazlo.

Hickman coincidió con ellos al decir, “Nunca lo he tenido, así que me desconcierta cuando la gente habla de ello. Hay ocasiones en las que las cosas no salen fácilmente.” Pero en esas ocasiones, dijo, lo mejor es hacer otra cosa, normalmente la respuesta llegará.


No hay comentarios: