sábado, 17 de noviembre de 2012

Songokumanía. Un documental que hay que ver


No es habitual ver obras audiovisuales que traten del cómic en España, su historia y evolución. Cada vez podemos encontrar más libros al respecto en las librerías especializadas pero aún es difícil encontrar documentales al respecto. Por eso es agradable ver la pieza que ha rodado Oriol Estrada, A.K.A. Capitán Urías sobre el fenómeno de Dragon Ball en España, que además de abarcar una época indispensable para el desarrollo del cómic en nuestro país, concretamente la llegada y explosión del manga a España, lo hace de forma amena y muy bien planificada. El documental en cuestión se llama Songokumanía. El big bang del manga, y ha sido ya proyectado en varios salones de cómic a lo largo de nuestra geografía. Además puede visualizarse de forma esporádica en diversas webs en streaming o en Zona Negativa durante este fin de semana (solo durante el fin de semana, no lo dejéis pasar). Sigue leyendo para conocer un poco más a fondo este magnífico documental.


El documental está estructurado en base a las intervenciones de los entrevistados. Estrada deja que sean ellos los que hablen y cuenten la historia de Dragon Ball sin apenas hacer acto de presencia, aunque canalizándolo todo de forma certera convirtiendo las diversas intervenciones en un discurso narrativo con principio, nudo y fin. Así, es mediante las intervenciones de personas cercanas al movimiento que se narra y con amplio conocimiento de causa como Oleguer Sarsanedas (Director de Programación de TV3 en la época en que se emitió por vez primera el anime), Antonio Martín (entonces Director Editorial de Cómics Forum), Joan Navarro y Oscar Valiente (EDT y Norma respectivamente) y algunos más, que el documental va desgranando la evolución de Dragon Ball en nuestro país, comenzando con la primera emisión de apenas una veintena de capítulos por parte de TV3 y su repentino éxito y pasando por el intercambio de fotocopias en el mercado de Sant Antoni o la llegada del manga a manos de Fórum, hasta concluir con la influencia que ha tenido en la edición posterior de manga en España y en la sociedad española en general a modo de fenómeno global bajo el nombre de Generación Dragon Ball.

Songokumanía no trata de imponernos una versión única y canónica sobre el fenómeno Dragon Ball sentando cátedra sobre cómo y cuándo tuvieron lugar las distintas fases de la implantación de la obra de Akira Toriyama en el imaginario español, sino que en varias ocasiones Estrada enfrenta las opiniones de varios entrevistados sobre determinados aspectos de la historia, mostrando así distintas visiones que, al fin y al cabo, no dejan de ser cuestiones accesorias, casi intrascendentes excepto para los historiadores más concienzudos, en una historia mucho mayor que abarca a varias generaciones y que ejerció y aún ejerce su influencia en múltiples ámbitos. De este modo, no queda claro quién fue exactamente el impulsor de la edición del manga, o si en el mercado de Sant Antoni existía estraperlo de fotocopias o simple y sano intercambio, pero el documental acierta en mostrar la globalidad del fenómeno Dragon Ball en nuestro país y la disparidad de opiniones y posturas frente al mismo.

Quizá una de las discusiones más interesantes que se crean entorno al fenómeno Dragon Ball y que el documental acoge con gusto es la referente a la influencia que supuso la obra para la posterior llegada y asentamiento del manga en España. ¿Fue el éxito de Dragon Ball un elemento decisivo para la escalada de mangas en las librerías o el fenómeno manga hubiera llegado igual y con la misma fuerza sin la existencia de Dragon Ball? Personalmente pienso que el manga hubiera tenido igual éxito, siguiendo como tenemos por costumbre en España, y como se afirma también en cierto momento del documental, la estela de Estados Unidos y Francia en lo relativo a la publicación de cómics; pero sin duda Dragon Ball ayudó enormemente a su llegada y propició que su establecimiento comercial llegara antes de lo que probablemente hubiera llegado de otro modo. De cualquier modo, no es objetivo de este documental dilucidar cuestiones como esta, sino poner el foco sobre un fenómeno que todos reconocemos y hacer patente una parte fundamental de la historia del cómic en nuestro país. Como se afirma en el mismo documental, es la única vez que un cómic ha sido capaz de crear un fenómeno social de tales dimensiones en España.

Songokumanía es por lo tanto, un documental que hay que ver. Ya seas un aficionado al cómic con ganas de profundizar en la historia del medio o simplemente alguien tocado, como muchos otros, por el milagro de Dragon Ball, podrás disfrutar durante una horita de las maravillas que la obra de Akira Toriyama ha brindado y el efecto que éstas han tenido en el imaginario colectivo. Aprovecha este fin de semana para verlo a través de Zona Negativa o búscate la forma de verlo en alguno de los Salones en los que lo están proyectando. Si no, te arrepentirás.

No hay comentarios: