domingo, 7 de octubre de 2012

Entre Viñetas. El éxito del Nuevo Universo



Hace unos días la web especializada newsarama publicó un interesante artículo analizando el resultado del polémico relanzamiento de toda la línea editorial de DC hace un año. Se trata de un análisis puramente económico y no crítico, que al fin y al cabo es lo que pesará de cara a seguir adelante con ello o incluso repetirlo en un futuro. Porque seamos serios, desde el punto de vista de la editorial, si una serie es buena y vende, genial, pero si solo ha de ocurrir una de las dos cosas, que sea la segunda.

El artículo compara las ventas que tuvieron las series en el momento inmediatamente anterior a su relanzamiento y las ventas que han tenido exactamente un año después (el método es ligeramente más complicado, si os interesa podéis leerlo en la propia web). Y he de reconocer que me ha sorprendido. De verdad. Era fiel creyente de que los primeros números doblarían las ventas como sucede con todo número uno o nuevo lanzamiento estrella pero que con el paso de los meses las ventas volverían a su cauce o incluso descenderían por debajo de los números anteriores.

Pero no ha sido así. Teniendo en cuenta solo las cabeceras comparables (las que existían antes y después del reboot), todas menos 3 de ellas han experimentado un incremento sustancial en las ventas, muchas de ellas de un rango entre el 100 y el 200%, es decir, que al menos han doblado sus ventas. Que se dice pronto.

También hay, por supuesto, otras muchas que han experimentado crecimientos menores, con un mínimo de un 7% para The Flash. Pero aún así han vendido más de lo que vendían antes del relanzamiento. Y finalmente existen tres títulos (sí, solo tres) que están vendiendo menos de lo que vendían el pasado año: Green Lantern Corps, Green Arrow y Legion of Super-Heroes. Y tampoco podemos olvidarnos de todos los títulos que han tenido que ser cancelados, algunos a los pocos números debido a su desastroso rendimiento.

En general es difícil sino imposible determinar si DC está ingresando más dinero o menos que el año pasado. Además de las cabeceras mensuales, es inmenso el número de productos (cómics y no cómics) que influyen en este balance; pero sí podemos afirmar sin mucho lugar a dudas que el núcleo central de su producción de cómics, el Universo DC propiamente dicho, está vendiendo mejor un año después del relanzamiento de lo que lo hacía antes.

Obviamente esto no es indicativo de nada. Un año en cómics tampoco es tanto tiempo y esta tendencia puede cambiar en cualquier momento. Basta con que los recientes problemas de DC con sus autores continúen por el mismo camino, que algunos de sus escritores estrella dejen la editorial o que se les agote el tirón del relanzamiento para que las cosas vuelvan a su cauce anterior. 

Pero lo preocupante es lo que este aumento de las ventas supone. La lógica que subyace es sencilla: “si nuestros cómics no venden, hagamos un relanzamiento.” Esto es válido tanto para la totalidad de una línea como para una serie individual y lo que es peor, es válido para DC tanto como para Marvel. Hasta ahora todos en la Casa de las Ideas han dejado clara su intención de no meterse en renovaciones drásticas de su universo, sus relanzamientos son más discretos, más “de tapadillo”. Y por el momento están cumpliendo. Pero si la tendencia de bajada que lleva el cómic superheroico en los últimos años continúa, ¿Cuánto tardaremos en ver otro relanzamiento como este? ¿Sería muy descabellado pensar en relanzamientos regulares que aumentasen las ventas al estilo de los eventos anuales a los que ya nos han acostumbrado? Sinceramente espero que no sea así. Aunque el pesimista que hay en mí lo pone en duda…


No hay comentarios: