martes, 31 de diciembre de 2013

Españoles, el cómic va bien

Todo el mundo está haciendo sus listas de lo mejor del año y escribiendo sus resúmenes de qué ha sido lo mejor y qué lo peor en este pequeño gran mundo del tebeo, así que yo voy a hacer también mi parte. Lo cierto es que este año, por circunstancias personales he leído mucho menos de lo que me gustaría, y he actualizado este blog mucho menos todavía.  Esto es algo que pretendo mejorar en 2014 aunque ya se sabe qué pasa con los propósitos de año nuevo ¿no? Bueno, al menos haré lo posible.

De todos modos no quiero hablar aquí del futuro, ni tampoco del pasado, sino del presente. Esta misma mañana he estado en la Fnac y, aunque no iba a ello, no he podido evitar, como suelo hacer sin saber muy bien por qué, pasarme por la sección de cómics a echar un vistazo. Supongo que no soy el único de los presentes al que le gusta pasear entre tebeos (algo que también tengo por costumbre hacer entre libros y discos) y (h)ojearlos, olerlos, ver a la gente disfrutar de ellos. La cuestión es, que me estoy desviando del tema, que esta mañana, mientras deambulaba por la sección de cómics de la Fnac he presenciado una conversación entre un hombre de unos 70 años y la dependienta de la sección. El hombre le decía que solía ser aficionado a leer tebeos, pero que desde los 90 no leía ninguno. La cuestión era que su hijo ahora leía cómics y le había pasado alguno, en concreto Vampir de Sfar y Habibi de Thompson, y como no, le había picado de nuevo el gusanillo. Así que ahí estaba, en la sección de cómic de la Fnac, con sus 70 años, pidiendo a la dependienta que le recomendara tebeos similares a los citados porque quería retomar su afición. Me he tenido que ir y me he quedado sin conocer las recomendaciones pero sin duda el hombre se ha ido con uno o dos tebeos bajo la manga y probablemente haya pasado hoy la tarde disfrutando de su lectura.

La otra cosa que me ha llamado la atención es la existencia en la Fnac de un catálogo de navidad dedicado exclusivamente al cómic, algo que reconozco puede que no sea el primer año que se hace, pero que yo personalmente no había visto nunca. Me ha agradado ver el catálogo, muy variado por cierto, por lo que éste dice de la salud del medio. Si los grandes almacenes tienen catálogos enteramente dedicados al cómic es porque venden cómics, y me atrevo a afirmar que una gran parte de las personas que los compran en la Fnac no son lectores habituales o aficionados de toda la vida, sino lectores esporádicos o incluso nuevos. 

Estos dos hechos me hacen pensar en el buen momento que está viviendo el medio hoy en día. Sí es cierto que queda mucho camino por andar para mejorar las condiciones de los autores españoles. Es cierto que estamos viviendo una crisis económica brutal que resulta tremendamente negativa para el medio, y para cualquier otro medio ya puestos. Es cierto que son necesarias nuevas innovaciones en los formatos, en las ediciones, en las formas de distribución y en cientos de cosas más. Es cierto todo lo que queráis añadir. Pero a pesar de todo esto, el cómic tiene hoy una presencia mucho mayor que la que tenía hace tan solo diez años en la cultura general. El cómic resulta hoy accesible y visible al público mayoritario. Cada vez es más habitual ver a gente leyendo tebeos en el autobús, ver historietas en revistas culturales de gran tirada, reportajes sobre cómic en periódicos nacionales, etc.


Como he dicho al principio, este año he leído poco. No me voy a poner por lo tanto a hablar de los mejores cómics del año porque me dejaría sin lugar a dudas grandes tebeos y autores que lo merecen y no sería en ninguna medida justo. Pero sí puedo hablar del buen momento que estamos viviendo y que en gran medida es gracias a nosotros. Y con nosotros me vais a permitir que me refiera a un ente algo etéreo en el que incluyo a los lectores de cómics, autores, editores, críticos y demás personajes que pululamos alrededor de las viñetas. No me gusta etiquetar y no me gusta caer en endogamias que nunca resultan positivas para nadie, pero permitidme usar este “nosotros” esta vez, entre amigos, para referirme a todos los que estamos haciendo en mayor o menor medida promoción del cómic. Los que regalan tebeos a sus familias y consiguen “engancharlos” para que sigan comprando; o los que humildemente hablamos de tebeos en nuestros pequeños blogs; o los que valientemente y con enormes cantidades de trabajo se lanzan a aventuras muy necesarias como el GRAF que tratan de separar el grano de la paja y ubican el cómic como centro neurálgico; o las nuevas editoriales que están apostando por un cómic diferente con un tratamiento adulto y apasionado como Fulgencio Pimentel o Entrecomics Cómics; o por supuesto los autores que están publicando obras cada vez de mayor calidad y que forman una escena que más quisieran muchos en otras partes del mundo; o las cada vez más habituales publicaciones de divulgación y teoría que son otro tema importante en este año que acaba. De hecho creo que 2013 ha sido especialmente fructífero en este ámbito. Han surgido numerosas propuestas para todos los públicos, como los amigos de CuCo, Cuadernos de Cómic, que publican una revista de una calidad asombrosa por el mísero precio de 0€ y que ahora van a por su segundo número, o las publicaciones de Ninth Ediciones, o los múltiples libros como Supercómic o Radiografías de una explosión por poner solo unos pocos ejemplos, o el compendio Panorama publicado por Astiberri que incluyó a los mejores autores y críticos del país en una recopilación fabulosa e imprescindible.

Resumiendo, que he acabado enumerando cosas lo cual no era mi intención, lo único que pretendía decir es que estoy convencido de que nos encontramos en un buen momento. Y esto es gracias a todos, y depende de todos también el aprovechar este momento para seguir creciendo, para seguir potenciando la historieta y por supuesto para seguir disfrutando de más y más viñetas maravillosas. Permitidme con este texto que agradezca a todos la buena salud del tebeo en España, sois muchos pero seguro que no hace falta que os nombre para saber quién sois. Deseo que este año que comienza sea excelente para todos y nos traiga un panorama tan bueno o mejor que el que hemos podido vivir este año.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

"...Lo cierto es que este año, por circunstancias personales he leído mucho menos de lo que me gustaría..."

No te preocupes, aquí nadie ha leído nada. Haz como el resto de blogueros y plagia la lista. si te fijas todas son idénticas...

Feliz año nuevo.

Sanmi dijo...

Me alegro tengas tan buena perspectiva de la buena salud que tiene el cómic en general y te animo dejarte caer mas por librerías especializadas que somos las que estamos a piñon con el medio y creando nuevos lectores. A las multitiendas muchas veces se lo dan todo masticado los distribuidores, como los yogures en los supermercados... En Alita Comics desde hace 11 años creemos y apostamos por el medio. Saludos y buenas lecturas

Doc Ender dijo...

Hola Sanmi.

Por supuesto, lo fundamental son las librerías especializadas. Yo soy habitual de ellas ya que además tengo la suerte de tener algunas muy buenas cerca de donde vivo. Siempre compro mis cómics en ellas porque como dices son la base del medio, son fundamentales para su pervivencia.

Lo que comento es tan solo un ejemplo porque dio la casualidad de que entré en la Fnac para otro tema y me dio por pasear entre cómics.

Sin duda las librerías especializadas sois los cimientos del cómic y entiendo que las grandes superficies tienen unas facilidades que ojalá tuvierais vosotros, pero también hay que reconocer que hacen su buena parte para crear nuevos lectores. Al fin y al cabo, la mayoría de los que entran en una tienda de cómics va a comprar cómic, los que entran en la Fnac no, y si se llevan uno, es un nuevo lector que ganamos.