miércoles, 29 de febrero de 2012

Locke & Key. Bienvenidos a Lovecraft. - Nuevos maestros del tebeo

Edición original: Locke & Key. Welcome to Lovecraft #1-#6, IDW Publishing (2008)

Edición española más reciente: Locke & Key 1. Bienvenidos a Lovecraft, Panini Cómics (Agosto de 2009)

Guión: Joe Hill

Dibujo: Gabriel Rodriguez

Tinta: Gabriel Rodriguez

Color: Jay Fotos

Portadas: Gabriel Rodriguez

Leer una obra publicada años atrás y de la que solo has oído elogios y palabras de alabanza puede ser una tarea peligrosa. No sería la primera ni la última vez que un lector ansioso ante un tebeo altamente recomendado acaba decepcionado debido a las altas expectativas depositadas en él. Ese era mi temor cuando me hice con mi copia del primer volumen de Locke & Key de Joe Hill y Gabriel Rodriguez, convenientemente titulado ‘Bienvenidos a Lovecraft’, (aunque aquí solo se homenajee al genio de Providence poniéndole su nombre al pueblo en el que sucede la acción). Para los que no sepan quién es Joe Hill, solo diré que es el vástago del maestro del terror, Mr. Stephen King en persona. Con una sangre como esa corriendo por sus venas, no son de extrañar los derroteros que ha seguido su narrativa, tanto en novela como en cómic. Tras una recopilación de relatos cortos y una novela, Hill se atrevió por fin con el medio con el que su padre lleva años coqueteando sin terminar de lanzarse completamente a la piscina, y menos mal que lo hizo, porque nos dejó uno de los mejores cómics de la década.



Locke & Key es una historia de terror. Aunque esto debería puntualizarse. No es miedo u horror lo que provoca este cómic, sino una inquietud que te acompaña durante toda la lectura, un malestar que impide que relajes los músculos en tensión y que te atrapa página tras página obligándote a leerlo hasta llegar al final y, solo entonces, te suelta para dejarte únicamente con ganas de más. Como toda buena historia de género, Locke & Key se fundamenta en las emociones de unos personajes firmemente construidos y una atmosfera clásica, casi tópica, que en este caso es la consabida mansión encantada. Tyler, Kinsey y Bode son tres hermanos cuya vida cambiará drásticamente cuando su padre muera brutalmente asesinado y su madre sea violada. A partir de ese momento vital, será Tyler, el hijo mayor quién tendrá que hacerse cargo del cuidado de sus hermanos, Kinsey quién tendrá que madurar y aprender las dificultades de la vida del modo más duro y rápido posible, y Bode, el hijo pequeño, quién servirá de enlace entre sus hermanos y los misterios de una mansión que solo él, en su inocente infancia, será capaz de comprender y aceptar. Será el asesino de su padre, huido de la justicia, quién atrapará de nuevo a los protagonistas y serán las llaves, mágico McGuffin, capaces de convertir a una persona en fantasma o de enviarla a otro lugar en el espacio, las que atraparán la imaginación del lector.

Igualmente deudor del gore más macabro y del sentimentalismo más puro, el trabajo de Hill mezcla las emociones y la sangre en una mixtura deliciosa. El sentimiento de culpa, la ansiedad post-traumática, los secretos de familia, la madurez repentina con la asunción de responsabilidades tempranas y la infancia como único método a través del cual mirar y comprender un mundo cruel son solo algunas de las cosas que podemos encontrar en Locke & Key. Pero si el guión de Joe Hill es el fundamento de este cómic, su gran baza es, sin duda, el trabajo de Gabriel Rodriguez, dibujante chileno desconocido para mí hasta el momento, y que despliega una serie de habilidades sorprendentes que hacen que uno se pregunte por qué no se encuentra entre los grandes nombres del cómic. Su arte es el perfecto complemento para la historia de Hill. Con un dibujo suficientemente claro y definido como para helar la sangre cuando resulta necesario, y lo suficientemente imaginativo como para hacer sufrir al lector junto a los personajes en los momentos más dramáticos. Un dibujo que no aleja al lector de la historia ni los personajes sino que lo acerca hasta introducirlo en la misma.

En definitiva Hill y Rodriguez construyen a cuatro manos un tebeo robusto y hermoso, que ahonda en el género del terror, no muy habitual en el cómic actual, de una forma impecable y dejan para la posteridad un cómic clave del género y del medio. Locke & Key ha resultado una de esas grandes sorpresas con las que uno se encuentra de vez en cuando, y aunque ya hace un tiempo desde la publicación de este primer tomo, quería dedicar desde aquí mi particular homenaje a tan admirable tebeo. Una vez leído no me queda otra opción más que hacerme con los tomos siguientes que, solo con que rindan al mismo nivel, tendrán sin duda, un hueco destacado en la estantería. Espero que cuando Hill y Rodriguez acaben con Locke & Key, el primero se decida a seguir experimentando en el mundo del cómic y el segundo se adentre en otro proyecto en el que pueda seguir mostrándonos su dotado dibujo.


No hay comentarios: