jueves, 13 de enero de 2011

Nick Furia, Agente de SHIELD #1 '¿Quién es Escorpio?'


Edición original: Nick Fury, Agent of SHIELD #1 USA (junio de 1968)
Edición española más reciente: Coleccionable Marvel Heroes: Nick Furia, Agente de Shield; Panini (Diciembre de 2010)
Guión: Jim Steranko
Dibujo: Jim Steranko
Tintas: Joe Sinnott







En enero de 1967, un desconocido Jim Steranko entraba en la serie Strange Tales para dibujar los bocetos de Nick Furia realizados por Jack Kirby sobre los guiones de Stan Lee. Nick Furia, que entonces compartía cabecera con el Dr. Extraño, llevaba por aquel entonces apenas un año y medio rondando por el Universo Marvel desde que Lee y Kirby lo rescataran desde la Segunda Guerra Mundial en Strange Tales #135 (agosto de 1965), pero ya comenzaba a ser un personaje apreciado por los lectores. Esta situación explotaría en el momento en el que Jim Steranko aterrizó en la serie y especialmente cuando, un par de meses mas tarde se hizo con el control absoluto de la misma. Las innovadoras técnicas que introdujo en el dibujo y los adictivos guiones de la serie hicieron que en poco tiempo su etapa en la serie se convirtiera en un clásico, admirado por profesionales y fans. Cuando Steranko llevaba un año en la serie, esta había alcanzado tal nivel de éxito que Marvel decidió ofrecer al personaje su propia cabecera. Así nació en junio de 1968 Nick Furia Agente de SHIELD (Nick Fury, Agent of SHIELD) de la mano de Jim Steranko que se encargó de los tres primeros números de la serie y del número cinco que cerraba en parte la trama iniciada en el primero. .

Este primer número, titulado ¿Quién es Escorpio? (Who is Scorpio?) fue toda una declaración de principios por parte del artista. El paso de las 12 páginas (como se ha dicho, Strange Tales estaba compartida por Furia y por el Dr. Extraño con la mitad de las páginas para cada uno) a las 20 que contenía la nueva serie permitió a Steranko realizar historias de una mayor complejidad que las vistas hasta el momento. Cada número de la nueva serie era autoconclusivo –o casi, si exceptuamos algún cabo suelto- dando al lector la posibilidad de vivir una nueva aventura cada mes. El número que nos ocupa tiene una estructura más compleja de lo habitual, entrelazando los sucesos que ocurren a varios personajes –que desconocemos- con los del propio Nick Furia. Tras la espectacular splash-page que abre el número vemos a Nick Furia entrando furtivamente en algún tipo de base. Tras llegar a su objetivo, es asesinado por un guardia enmascarado al que supuestamente acababa de eliminar y que resulta ser… el propio Nick Furia que estaba realizando junto a Dum Dum Dugan una demostración de que los famosos STN (Señuelos a Tamaño Natural) de SHIELD no son igual de eficaces que los agentes originales en los que se basan. Enseguida descubrimos que de los cuatro disparos que el STN ha recibido, Furia solo ha disparado tres. En el suelo queda una pequeña insignia con el dibujo de un escorpión dejada a tras por el misterioso hombre que ha intentado asesinar al director de SHIELD. En esta escena inicial se pueden encontrar varios elementos que estarán presentes a lo largo de todo el número y también de los posteriores. Para empezar está el hecho de que nada es lo que parece. El lector no puede fiarse de nada de lo que se muestre o se diga en una viñeta porque, varias páginas después puede resultar ser todo lo contrario –este recurso ya había sido utilizado por Steranko en Strange Tales pero aquí alcanza su máximo grado-. El segundo de estos elementos es el uso de los personajes secundarios, aquí encarnados en la forma del agente Dugan. La serie de Nick Furia siempre se ha caracterizado por sus numerosos y carismáticos secundarios, no obstante, Furia dirige toda una organización. Steranko hace un uso excelente de estos secundarios, siempre presentes para servir de contrapunto a Furia pero nunca eclipsando su protagonismo. Por último, y hablando únicamente de la parte argumental, en esta escena queda patente el gusto de Steranko por la acción continuada sin dejar espacio al lector para aburrirse pero siempre narrada de una forma excelente y sin menospreciar el resto de detalles de la historia. Lo mejor de todo es que, llegados a este punto, tan solo llevamos cuatro páginas del comic, y tres de ellas ni siquiera tienen texto.

A partir de aquí, Steranko teje una trama en la que los misterios se suceden uno tras otro, siempre con una idea flotando en el aire ¿Quién es Escorpio? El artista tiene el tiempo incluso para desarrollar varias historias paralelas que acaban juntándose con la trama principal en el espectacular desenlace de la historia, un desenlace que no nos rebela la incógnita presente en el título –para ello debemos esperar en cierta forma al numero #5 de la colección- pero que no por ello impide que podamos disfrutar de una trepidante historia perfectamente narrada y mejor dibujada.
Y es que el dibujo de Steranko en este número –y en cualquier otro- merece un punto y aparte. Mientras que en los primeros números que dibujara en Strange Tales se notaba que aun estaba aprendiendo y tardó algún tiempo en hacerse con la serie y los personajes, en el número #1 de Nick Furia Agente de SHIELD percibimos la rápida evolución del artista y comprendemos porqué se le tiene en tan alta estima. El increíble dinamismo con el que Steranko dibuja a los personajes y la original composición de sus páginas se unen a su muy bien desarrollada narrativa visual para ofrecer un trabajo perfecto para las aventuras del espía internacional.

Igual que la página que abre el comic es espectacular, también la que lo cierra lo es a su modo. Con el recorrido visual claramente marcado por el cable de un teléfono, la página comienza con una cabina de teléfono explotando para acabar con una bellísima viñeta en blanco y negro que deja patente la inevitabilidad del destino –tema desarrollado en el interior del comic-.
Steranko pone así punto final al primer número de la nueva serie. Un número que cuenta en tan solo veinte páginas una historia de aventuras y misterio con un conmovedor final y que acabaría convertida, por derecho propio, en un clásico intemporal. La lástima es que Jim Steranko solo se encargará de tres números más, -fascinantes todos ellos- antes de dejar la serie y partir hacia nuevos horizontes creativos.

No hay comentarios: