miércoles, 8 de enero de 2014

Papel Estrujado (Nadar)

Con varios meses de retraso leo este Papel Estrujado (Astiberri, 2013) de Nadar (Pep Dominguez, 1985) que me deja asombrado de la enorme calidad que tiene para ser el debut de un autor joven. Un denso drama de 400 páginas con varias tramas paralelas con sus propios personajes que se superponen poco a poco. Un tebeo mucho más maduro de lo que cabría esperar de un autor novel.

Papel Estrujado, el último cómic creado gracias a la tristemente desaparecida beca Alhóndiga de Bilbao, cuenta dos historias. Por un lado la de Javier, un joven que ha dejado la escuela a espaldas de su madre enferma y que se saca un dinero recuperando objetos o “dando lecciones” por encargo de antiguos compañeros de clase. Por otro lado, Jorge, un hombre solitario y misterioso que llega a la ciudad y comienza una nueva vida desde cero. Ambos recorren el camino de la culpa, Jorge transita el camino de vuelta, acosado por los remordimientos de un pasado que nos es desconocido y que lo ha marcado de forma imperecedera, mientras que Javi comienza el camino de ida, un camino torcido que puede llevarlo al mismo estado de arrepentimiento en el que se encuentra Jorge.

Papel Estrujado habla principalmente de la culpa, pero también lo hace de la adolescencia y la madurez, del amor adulto sin florituras, del abandono, de las decisiones de la vida, y lo hace con una contención y un estilo inhabituales hoy en día, tratando con honestidad los detalles más delicados y haciendo que nada desentone en el conjunto de una obra extensa pero ligera, que atrapa al lector de principio a fin.



El lector viaja constantemente en el espacio y en el tiempo desentramando historias presentes y pasadas, pero Nadar no se molesta en acentuar los cambios, no avisa de las variaciones espaciotemporales, que acontecen a menudo incluso de una viñeta a otra de una misma página sino que es labor del lector hacer el esfuerzo de seguir el curso de la historia. Papel Estrujado no es un cómic sencillo, requiere atención, esfuerzo y dedicación, es un cómic lleno de detalles, de personajes aparentemente sin razón de ser pero que forman parte esencial del puzle final. Está poblado de personajes muy bien construidos, imperfectos, hermosos en su sencillez, todos tratados con una naturalidad pasmosa.

Hay quien podría argumentar que se trata de un cómic demasiado ambicioso, con más páginas de las necesarias para contar su historia, incluso con más personajes de los imprescindibles, y podría tener razón en parte. Pero Papel Estrujado es como la vida, llena de detalles y actos cotidianos, de personas que pueden no tener una influencia directa en el devenir de los hechos pero sí influyen de forma indirecta en el carácter de los protagonistas, en la balanza de las decisiones que toman, y este es un cómic sobre decisiones, algunas correctas y otras muchas equivocadas que llevan a sus personajes a recorrer recónditos pasillos del alma humana y a reencontrarse con su verdadero yo, con aquel que realmente quieren ser.

Nadar firma una obra seria y ambiciosa sin juzgar los hechos ni a quienes los protagonizan por reprobables que éstos puedan resultar. Y lo hace con una madurez digna de admiración, presentando una cómic perfectamente envuelto con una primera y última página de una apacible belleza y con una portada y un título magníficos, sugerentes y poéticos. De seguir por este camino, Nadar será con unas pocas obras más uno de los autores de referencia españoles. De momento esperamos con sumo interés su siguiente tebeo.

No hay comentarios: