viernes, 24 de mayo de 2013

Moebius y Mézières sobre el diseño de El Quinto Elemento (vídeo subtitulado)

Buceando por la web he encontrado este vídeo sobre el diseño de producción de El Quinto Elemento (The Fifth Element, Luc Besson, 1997) en la que participaron activamente Jean Giraud y Jean-Claude Mézières. En el vídeo (que está subtitulado al castellano) se habla de la amistad que ambos artistas compartían y de la creación del mundo que puede apreciarse en la película con declaraciones de ambos dibujantes y de otras personas relacionadas con la película.

martes, 14 de mayo de 2013

Oblivion, la novela gráfica que nunca existió


El término Novela Gráfica no hace más que darnos sorpresas. Además de las múltiples polémicas que creó en su día y que aún sigue creando de tanto en cuanto, ha logrado no solo dar una mayor presencia al mundo del cómic sino que se ha convertido en un reclamo para vender películas. Tal y como lo leéis. Si antes un espectador medio no se acercaba a un tebeo si no era para regalárselo a su sobrino pequeño, ahora nos encontramos en un punto en el que la frase “basado en una novela gráfica” es utilizada como muletilla para vender una película de amplio presupuesto, aunque (y aquí viene lo mejor de todo) esta novela gráfica ni siquiera exista. Este es el caso de Oblivión, película de ciencia ficción protagonizada por Tom Cruise que podéis encontrar en las carteleras estos días.

Oblivion nos presenta un mundo futuro devastado por las armas nucleares que se utilizaron para derrotar a una raza alienígena que atacó el planeta. Los humanos a pesar de ganar la guerra, destruyeron el planeta y se vieron obligados a emigrar a Titán, una de las lunas de Saturno, quedando tan solo un reducido número de personas en tierra para controlar que las enormes maquinarias que succionan el agua del planeta para convertirla en energía funcionen correctamente y defenderlas ocasionalmente de los ataques de los pocos alienígenas que aún quedan en el planeta. Es un argumento no especialmente original con una puesta en escena adecuada pero dentro de los parámetros habituales. Un blockbuster de ciencia ficción de los de libro, con sorpresa incluida y giro del guión. A pesar de todo, no es un blockbuster de los malos sino que resulta una cinta correcta, entretenida y muy disfrutable. Como es habitual en los últimos años (más de lo que parece a simple vista), Oblivión está basada en una novela gráfica obra del propio director del film, Joseph Kosinski, y publicada por Radical Publishing, algo que ya quedó claro en todas las notas de prensa distribuidas y que queda bien patente en los títulos de crédito. 

Como a uno le gustan las cintas de ciencia ficción, pero aún más los tebeos, me propuse buscar el cómic en el que está basada Oblivión para comparar entre ambos y esperando que ahondase un poco más en ciertos elementos que en el film quedaban algo huérfanos. Así que, ingenuo de mí, busqué en las bases de datos habituales la información sobre el tebeo en cuestión y, al no encontrar nada, busqué directamente en Google y como un remedo del Tom Cruise de la película descubrí la verdad: al igual que a los protagonistas de la película, me habían estado mintiendo. La novela gráfica Oblivión de Joseph Kosinski no existe, ni ha existido jamás. 

En la Comic-Con de Nueva York de 2009, tuvimos ya las primeras noticias de que Kosinski iba a publicar una novela gráfica titulada Oblivion a través de Radical Publishing que vería la luz en 2010. Ya en 2010, en la convención de San Diego, Kosinski y Radical Publishing estuvieron publicitando su futura novela gráfica y, de hecho, mostraron algunas imágenes (que ilustran esta entrada) y concedieron algunas entrevistas, por ejemplo estas declaraciones de Kosinski para CBR

“Creo que Oblivion podría ser hecha como una novela gráfica con viñetas, pero en nuestro caso, ‘Oblivión’ será una novela ilustrada con unas 40 o 50 imágenes de amplio formato intercaladas con la historia. Quería hacer grandes imágenes pintadas para mostrar realmente el alcance de los mundos.”

A pesar de ser anunciada como una novela gráfica de Joseph Kosinski, éste tan solo se encargaba del argumento, teniendo a un guionista y a un dibujante para ocuparse del cómic, Arvid Nelson y Andree Wallin respectivamente. En la misma entrevista para CBR el propio Kosinski habla del trabajo con Nelson:

“Arvid es genial. Es inteligente y es divertido trabajar con él. Nuestro proceso es bastante típico. Hablamos por teléfono y discutimos notas, y luego escribe algo más y envía algunas páginas y hablamos de nuevo. Intercambiamos vídeos de referencia, imágenes que tienen relación con la historia y hablamos sobre películas y libros. Tiene una gran comprensión de la ciencia ficción y su habilidad para construir mundos es única.”

Después de esto nada más se supo hasta que saltó la noticia de que Oblivión iba a convertirse en película protagonizada por Tom Cruise suponiendo además el salto de Radical a la producción cinematográfica. A partir de aquel momento poco más se supo sobre la supuesta novela gráfica en la que se basaba la película. A  pesar de que en las notas de prensa se seguía hablando de una película basada en una novela gráfica, y que en la página oficial de Radical incluso llegó a anunciarse 2012 como fecha de publicación de la misma (fecha que todavía aparece en la web de la editorial como se ve en la imagen de la derecha), la novela gráfica fantasma jamás llegó a ver la luz. Ahora la película ha sido estrenada en las salas de todo el mundo con la referencia en sus créditos a un cómic que no existe.

Finalmente, en marzo de 2013 encontramos declaraciones de Kosinski para la revista Empire en las que habla sobre las razones de la película y la supuesta novela gráfica:

“Fue solo una etapa en el proyecto. La huelga de guionistas (de Hollywood) tuvo lugar en 2007 así que tenía un tratamiento para una película pero no tenía forma de escribirla. No podía ser escrita por nadie del sindicato así que la asociación con Radical Comics me permitió continuar trabajando en la historia mediante el desarrollo de una serie de imágenes y continuar refinando la historia durante unos cuantos años. Luego básicamente usé todo ese desarrollo como propuesta para el estudio. Así que incluso aunque nunca la publicamos como novela ilustrada la historia está contada como una película, que fue siempre la intención.”

Viendo todo el proceso y las declaraciones actuales del propio director, cada uno puede sacar sus propias conclusiones. Creo que queda claro que en ningún momento Kosinski planeo publicar una novela gráfica sino llegar a la luz verde en Hollywood dando un extraño rodeo. De hecho las supuestas imágenes previas que formaban parte del cómic parecen mucho más arte conceptual como el que podemos encontrar de la mayoría de superproducciones hollywoodienses que páginas de una novela gráfica. No es mi intención aquí criticar el método utilizado por Kosinski para estrenar su película sino llamar la atención sobre como el término “novela gráfica” tiene ahora una repercusión que ningún cómic hubiera soñado hace diez años y cómo el mundo del cómic en ocasiones no es usado más que como trampolín para el salto a Hollywood, algo de lo que ya hablé en cierto modo aquí.