miércoles, 31 de octubre de 2012

Cómics para una noche de Halloween


Aprovechando la celebración hoy del día que llamamos Halloween, se me ha ocurrido esta mañana utilizar Twitter para algo de provecho por una vez y pedir, bajo el hashtag #ComicsParaHalloween recomendaciones de cómics de miedo que pudieran ser apropiados para leer en una noche como la de hoy. La participación no ha estado nada mal y ha resultado en una extensa lista de tebeos para todos los gustos. Desde manga a cómic mainstream americano o a web-cómics nacionales. De casi cualquier editorial. Y por supuesto de una gran cantidad de autores. 

Me he tomado la molestia de recopilar todas las recomendaciones en esta entrada con el objetivo de descubrir algún cómic nuevo para alguno y servir de plataforma en la que promocionar tebeos que pudieran haber pasado desconocidos hasta ahora. En la lista encontraréis el título de la edición española junto con la editorial que lo ha publicado en nuestro país (en el caso de haber sido publicada aquí, de lo contrario se indica la editorial original) y sus autores, información más que suficiente para encontrarlo si estáis interesados. Espero sinceramente que resulte ser una lista de interés para vosotros y que saquéis algo de provecho de ella y, si queréis seguir recomendando tebeos para la noche de Halloween no dudéis en seguir haciéndolo bajo el hashtag #ComicsParaHalloween o en los comentarios de esta misma entrada. Prometo actualizarla con las nuevas incorporaciones. Y antes de pasar a la lista permitidme agradecer a todos los que han colaborado para hacer esta lista, muchas gracias a todos. Demos paso al miedo...

lunes, 29 de octubre de 2012

Robert Crumb y el cómic underground de los '60 (vídeo)

Hace dos noches, leyendo el post de Watcherblog sobre el documental ¿Qué significa underground? (que aún tengo pendiente de ver), llegué, no sé muy bien cómo, enlazando vídeos y siguiendo los tortuosos senderos de internet a este vídeo sobre Robert Crumb. La pieza en cuestión es un extracto del documental Comic Book Confidential de 1988 y presenta la relación de Crumb con el cómic underground de la década de los '60. No deja de resultar interesante ver al autor en su habitat natural, rodeado de su gente (por ahí puede verse a Victor Moscoso, S. Clay Wilson, Gilbert Shelton, Harvey Kurtzman...). El vídeo dura apenas 8 minutos y está subtitulado al castellano así que no hay excusa para que no le dediquéis unos minutos a verlo.


Si te interesa Robert Crumb te recomiendo que le eches un vistazo a esta entrevista que le realizó el grande Gary Groth este mismo año en la Comic-Con de India. Es bastante extensa y está en inglés, pero sin duda es una entrevista altamente recomendable.


jueves, 25 de octubre de 2012

Entre Viñetas. Si algo funciona, copiémoslo


Esta historia comienza hace ya unos cuantos años. A mediados de los ’90 concretamente. Hemos de recordar a una Marvel a un paso de la bancarrota, con unas series que ya no producían beneficios conducidas por unos autores ya quemados y en un momento de recesión de la industria. Cuando las cosas van mal y se necesita dinero, lo primero siempre es vender, así que Marvel decidió empezar a vender cosas. En este caso fueron las licencias para hacer películas basadas en sus personajes, que fue vendiendo en lotes. Así Fox obtuvo los derechos para adaptar en la pantalla grande a personajes como los X-Men o los 4 Fantásticos y Columbia los de Spiderman o el Motorista Fantasma. En aquel momento no pareció mala idea a nadie ya que Marvel no tenía ninguna intención (ni capacidad todo sea dicho) de meterse en el mundo del cine y así al menos una compañía capaz de ello produciría películas de nuestros personajes favoritos. Esto llevó de hecho al estreno de la primera X-Men (Id., 2000) de Bryan Singer, que además de ser una película muy digna, dio con la fórmula para trasladar a los superhéroes de toda la vida a la gran pantalla sin hacerlos parecer ridículos como en anteriores intentos, en lo que muchos consideran el pistoletazo de salida de la hegemonía de los superhéroes en las pantallas de cine. Después de esta vinieron otras muchas, algunas igualmente dignas y otras francamente olvidables, hasta que ocurrió algo que cambió las tornas por completo.

Disney compró Marvel y, pese al alarmismo de algunos, una de las principales consecuencias de la compra fue la obtención de poder y capacidad por parte de la Casa de las Ideas para acometer grandes empresas antes imposibles como por ejemplo adentrarse en el mundo del cine. Marvel comenzó así con Iron Man (Id., 2008) de Jon Favreau lo que muchos fans habían soñado durante años y hasta ese momento parecía tarea imposible, un universo cinematográfico compartido donde los héroes de unas películas aparecieran en otras y los acontecimientos de una cinta tuvieran su efecto en todas las demás. Marvel Studios se jugó todo a una carta con la película protagonizada por Robert Downey Jr. pero sorprendiendo a todo Hollywood resulta que la jugada salió bien, acabando con un buen puñado de franquicias asentadas y una gran película final, Los Vengadores (The Avengers, 2012) que ha acabado batiendo todos los records de taquilla habidos y por haber. Vamos, que a Marvel le ha salido la jugada redonda, consiguiendo buenas películas, de éxito y con el apoyo del fandom. ¿Qué más se puede pedir?

Y mientras tanto, ¿qué ha estado haciendo la competencia? Tras el cambio de paradigma que ha supuesto la trilogía de Christopher Nolan al mando del Caballero Oscuro para el cine de superhéroes, tanto Fox como Columbia se han esforzado en reiniciar sus franquicias estrella con unas cintas más adultas y poniendo énfasis en la calidad más que en el simple espectáculo visual dando lugar a dos buenas películas como X-Men: Primera Generación (X-Men: First Class, 2011) y The Amazing Spiderman (Id., 2012) que sí, han demostrado que pueden jugar en la misma liga en cuanto a calidad que las películas de Marvel Studios pero que, sin duda, quedan muy lejos de la creación que ha logrado dicho estudio.

Así las cosas era solo cuestión de tiempo que alguien se pusiera las botas y decidiera copiar la fórmula de Marvel Studios. Ha sido la Fox quién ha decidido que ya era hora de aprovechar a los personajes cuyos derechos posee y sacar un buen dinero de ellos. Y puesto a hacerlo, se hace a lo grande. Han contratado al mediático Mark Millar con el título de Asesor Creativo para que de forma a un universo cohesionado que incluya a todas sus propiedades y les sirva en bandeja los millones que Marvel Studios ha ganado con el suyo.

De momento parece ser que todo comenzará con la secuela de Primera Generación (X-Men: Days of Future Past, 2014) y con el relanzamiento de la Primera Familia que lleva ya años de mesa en mesa. Millar no es tonto, y los que lo han contratado tampoco y saben que esto lleva tiempo. Probablemente costará varios años, dejando pistas y cameos por todas las cintas hasta llegar a un punto similar a Los Vengadores, pero sin duda ese momento llegará, y después de eso, ¿quién sabe? Quizás Marvel Studios y Fox unan fuerzas para hacer una macro-película-crossover en la que junten todas sus propiedades haciendo que los fans se meen en los pantalones con solo ver el tráiler, pero en cualquier caso para eso aún queda mucho tiempo. Mientras tanto disfrutemos de los movimientos de Fox y permanezcamos atentos a los planes de futuro de Columbia que seguro que tiene algo que decir en todo esto.

martes, 16 de octubre de 2012

Grant Morrison: "Creo que me identifico con los superheroes"


“Creo que me identifico con los superheroes. Si lo piensas bien creo que cualquiera se identifica con los superheroes. En nuestras historias, todos nos sentimos superheroes. Nuestras historias de amor son las mejores historias de amor del mundo.”
“Para mí, las historias de superheroes son realismo social – el realismo no puede manejarlo, el realismo no puede lidiar con las palabras fantásticas que hay en el interior de nuestras cabezas.”

“Yo simplemente hago mi trabajo y lo envío. Mi mujer hace todo el trabajo duro haciendo malabarismos con todo ese material. Yo simplemente me siento en mi habitación y escribo. Es algo fácil de hacer para mí.”
“Simplemente sigue diciendo que sí y, si eres como yo, te encontrarás con veinte cosas que hacer. No te vas a dormir en siete días y te mantienes despierto bebiendo litros de vodka y acabas agotado. Todo trata sobre el arte y no sobre tu personalidad. Te olvidas de ti mismo.”

Grant Morrison en la reciente New York Comic-Con. Vía CBR.

Pásate por aquí para ver una previa con las seis primeras páginas de Happy! de Grant Morrison y Darick Robertson, cuyo primer número salió a la venta en USA el pasado mes de septiembre.

sábado, 13 de octubre de 2012

Entre viñetas. Porque a todos nos gustan los mamporros


Ahora que ya ha acabado el evento del año (Avengers Vs. X-Men para los despistados) podemos respirar tranquilos. La publicidad ya ha acabado y las series vuelven a la normalidad…espera, ¿que Marvel tiene en marcha una nueva campaña publicitaria?, ¿que las series no vuelven a la normalidad sino que se reinician en su mayoría? Bueno, al fin y al cabo, esta parece ser la normalidad en el mundo editorial del siglo XXI. 

Esta semana ha acabado el evento en USA y este mismo mes se publica el primer número en España, así que si queréis saber de qué va y qué opiniones ha suscitado podéis hacerlo en cualquier página de internet minimamente relacionada con el mundo del cómic. Si a alguien le diera por imprimir todo lo que se ha escrito sobre AvX en los últimos meses el año que viene habría que reforestar el Amazonas. Así que no voy a hablaros (aquí) del evento, sino de su hermano pequeño, AvX: VS. Un spin-off original y fresco que ejerce de complemento perfecto para la serie principal y que sirve para satisfacer los más culpables placeres de los aficionados presentándonos lo que siempre hemos querido ver, mamporros porque sí.

La idea nuclear de la serie es sencilla: los dibujantes más espectaculares de la editorial dibujando enfrentamientos entre distintos héroes que no caben dentro de la cabecera principal sobre los guiones de algunos de los escritores más de moda. Curioso es en este sentido, que incluso algunos dibujantes se atreven a ponerse tras el procesador de textos escribiendo algún número, cosa que por otro lado, tampoco es tan complicada teniendo en cuenta que el objetivo principal de la serie es evitar toda la carga argumental y presentar simples batallas cuanto más espectaculares mejor.

Algunos dirán que esta serie representa la peor faceta del cómic superheróico actual. Espectacularidad pura y dura sin ningún tipo de complejidad argumental detrás, vamos como las películas de Michael Bay. Y en cierto modo tendrán razón. Soy el primero que criticaré eso cuando lo vea en la cabecera del Capitán América o en la de los X-Men, pero la idea de una serie dedicada únicamente a mostrar tortazos entre superhéroes me parece simplemente brillante. Tanto que incluso espero que tenga continuidad en un futuro cercano. 

¿Por qué hacer crossovers entre personajes llenando dos o tres números de varios títulos con una elaborada historia detrás en la que los héroes se pelean y luego unen fuerzas contra un enemigo común, acabando como grandes amigos hasta el siguiente crossover? Seamos serios, lo que queremos es ver cómo se pegan. No nos interesa lo demás. Soy defensor de los buenos argumentos, de las tramas complejas que se van descubriendo como capas de una cebolla manteniendo la tensión y la emoción en cada número. Si compro una grapa de Lobezno es lo que quiero leer, pero si vas a enfrentar a Lobezno contra Galactus, deja tranquila la serie principal y muéstrame como se dan estopa sin darle demasiadas vueltas. Al fin y al cabo la clásica pregunta reza “¿Quién es más fuerte Hulk o La Cosa?” y no “¿Quién es más fuerte Hulk después de que le controlen la mente con un aparato construido con restos de sangre mutante alterada genéticamente o La Cosa potenciada por una droga de diseño que ha de detener antes de que acabe con la población mundial?”

Así que desde aquí hago pública mi defensa por los mamporros. Dejad las series regulares para las buenas historias, para que los guionistas desarrollen sus argumentos y hagan evolucionar a los personajes y dadnos una cabecera que muestre tortazos descarados. Porque al fin y al cabo, a todos nos gustan los mamporros.

lunes, 8 de octubre de 2012

'Avengers Vs. X-Men', el fin de una etapa



[Advertencia: en el presente texto se revelan importantes detalles de la trama de este cómic]

Avengers Vs. X-Men fue anunciado como la madre de todos los eventos de la Casa de las Ideas, y en cierto modo así ha sido. Desde el aspecto editorial presentando un evento de 12 números en 6 meses más un spin-off con un planteamiento que parecía absurdo pero que ha resultado ser interesante; y por supuesto desde el punto de vista argumental, al fin y al cabo es difícil imaginar algo de proporciones más catastróficas que lo que hemos visto aquí. Lo más interesante es el carácter de perfecta conclusión que emana de todo el evento. Como ya prometió Alonso en su día, Avengers Vs. X-Men ha resultado ser el cierre a toda una época de la historia del Universo Marvel que comenzó allá por Dinastía de M con la famosa declaración de la Bruja Escarlata: “No más mutantes”.

domingo, 7 de octubre de 2012

Entre Viñetas. El éxito del Nuevo Universo



Hace unos días la web especializada newsarama publicó un interesante artículo analizando el resultado del polémico relanzamiento de toda la línea editorial de DC hace un año. Se trata de un análisis puramente económico y no crítico, que al fin y al cabo es lo que pesará de cara a seguir adelante con ello o incluso repetirlo en un futuro. Porque seamos serios, desde el punto de vista de la editorial, si una serie es buena y vende, genial, pero si solo ha de ocurrir una de las dos cosas, que sea la segunda.

El artículo compara las ventas que tuvieron las series en el momento inmediatamente anterior a su relanzamiento y las ventas que han tenido exactamente un año después (el método es ligeramente más complicado, si os interesa podéis leerlo en la propia web). Y he de reconocer que me ha sorprendido. De verdad. Era fiel creyente de que los primeros números doblarían las ventas como sucede con todo número uno o nuevo lanzamiento estrella pero que con el paso de los meses las ventas volverían a su cauce o incluso descenderían por debajo de los números anteriores.

Pero no ha sido así. Teniendo en cuenta solo las cabeceras comparables (las que existían antes y después del reboot), todas menos 3 de ellas han experimentado un incremento sustancial en las ventas, muchas de ellas de un rango entre el 100 y el 200%, es decir, que al menos han doblado sus ventas. Que se dice pronto.

También hay, por supuesto, otras muchas que han experimentado crecimientos menores, con un mínimo de un 7% para The Flash. Pero aún así han vendido más de lo que vendían antes del relanzamiento. Y finalmente existen tres títulos (sí, solo tres) que están vendiendo menos de lo que vendían el pasado año: Green Lantern Corps, Green Arrow y Legion of Super-Heroes. Y tampoco podemos olvidarnos de todos los títulos que han tenido que ser cancelados, algunos a los pocos números debido a su desastroso rendimiento.

En general es difícil sino imposible determinar si DC está ingresando más dinero o menos que el año pasado. Además de las cabeceras mensuales, es inmenso el número de productos (cómics y no cómics) que influyen en este balance; pero sí podemos afirmar sin mucho lugar a dudas que el núcleo central de su producción de cómics, el Universo DC propiamente dicho, está vendiendo mejor un año después del relanzamiento de lo que lo hacía antes.

Obviamente esto no es indicativo de nada. Un año en cómics tampoco es tanto tiempo y esta tendencia puede cambiar en cualquier momento. Basta con que los recientes problemas de DC con sus autores continúen por el mismo camino, que algunos de sus escritores estrella dejen la editorial o que se les agote el tirón del relanzamiento para que las cosas vuelvan a su cauce anterior. 

Pero lo preocupante es lo que este aumento de las ventas supone. La lógica que subyace es sencilla: “si nuestros cómics no venden, hagamos un relanzamiento.” Esto es válido tanto para la totalidad de una línea como para una serie individual y lo que es peor, es válido para DC tanto como para Marvel. Hasta ahora todos en la Casa de las Ideas han dejado clara su intención de no meterse en renovaciones drásticas de su universo, sus relanzamientos son más discretos, más “de tapadillo”. Y por el momento están cumpliendo. Pero si la tendencia de bajada que lleva el cómic superheroico en los últimos años continúa, ¿Cuánto tardaremos en ver otro relanzamiento como este? ¿Sería muy descabellado pensar en relanzamientos regulares que aumentasen las ventas al estilo de los eventos anuales a los que ya nos han acostumbrado? Sinceramente espero que no sea así. Aunque el pesimista que hay en mí lo pone en duda…